¡Tanto que hacer, tan poco tiempo!

¡Tanto que hacer, tan poco tiempo!

¡Tanto que hacer, tan poco tiempo!Recientemente recibimos una llamada de uno de nuestros clientes. Ella estaba frenética. No podía acabar todo lo que tenía que hacer. Tenía tantas fechas límite. Tanto que producir y tan poco tiempo. Tuvimos una conversación con ella y en diez minutos, ella abandonó el sentimiento de agobio, regresó a trabajar y al final del día nos informó que esas cosas que ella pensaba eran imposibles de hacer a tiempo para la fecha límite, habían sido completadas de manera impecable y que inclusive ella había completado más de lo soñado. Asú que decidimos compartir con nuestros lectores, los principios básicos y las ideas que lo ayudaran a ser productivo y energético cuando se encuentre agobiado.

Para centrarse y permanecer productivo cuando las circunstancias son demandantes, nuestros tres principios de transformación son el marco perfecto para descubrir como fácilmente se completan las tareas.

Nuestro primer principio es: cualquier cosa que uno resiste, persiste y toma más tiempo. Así que, si hay alguna tarea frente a usted que es desafiante o de naturaleza creativa o si usted esta inseguro de cómo lograrlo, la resistencia hacia esa tarea no le permitirá completarla. Más sobre esto un poco después.

El segundo principio es: dos cosas no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo. Así que si usted esta quejándose a cerca del proyecto o tarea, durante el tiempo que usted esta quejándose del proyecto no es posible que usted este completándolo. Una vez más, dos cosas no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo, y si usted se está quejando eso es lo que usted puede estar haciendo durante ese tiempo.

Cuando uno ve la vida a través del segundo principio en el que dos cosas no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo, es evidente que uno sólo es capaz de hacer lo que uno esta haciendo en un momento dado. Entonces, si usted se siente agobiado, no es de gran beneficio observar todo lo que tiene que hacer y tratar de hacerlo todo al mismo tiempo. Lo que es útil es tomar un a tarea o aspecto especifico y hacerlo lo mejor que su habilidad le permita. Lo que usted encontrará es que cuando uno completa esa tarea, usted esta energetizado para abordar otro aspecto del proyecto.

El tercer principio es: cualquier cosa que uno permite ser exactamente como es, se completa o deja de presionarle. En otras palabras, cualquier cosa que uno permite ser de la manera que es, le permitirá a usted ser. Como este principio se aplica al sentimiento de agobio, es que, si uno hace una parte del proyecto y no resiste la demás parte del proyecto que queda por terminar, entonces la presión del resto del proyecto, no se impondrá sobre usted.

En nuestra experiencia, si usted escoge la parte del proyecto que más le llama o le gusta, ese será un buen comienzo. Haga lo que usted quiera hacer primero. Cuando complete eso, observe las tareas y encuentre la parte que quiere hacer en seguida y abandone la conversación de si lo quiere o no lo quiere hacer completamente. El tiempo que usted le de a esa conversación se come su productividad.

No se trata de terminar las cosas por terminarlas. Se trata de completar el trabajo porque cuando uno completa una parte del trabajo, uno se siente energetizado como si hubiera logrado algo. Cuando uno esta tratando de llegar a un lugar, es decir, el “fin” del proyecto, uno se encierra en el primer principio al resistir donde uno esta. Y, cualquier cosa que uno resiste persiste y toma más tiempo. En seguida unos consejos que nuestro cliente encontró muy productivos en el proceso de completar el trabajo. Primero, le aconsejamos abandonar la conversación de si era o no posible completar el proyecto. Preocuparse sobre el resultado simplemente se comúa su tiempo y su energúa. Es similar a cuando uno maneja con el pie en el acelerador y el pie en el freno. No es una manera suave de manejar, sino desgastante e ineficaz. Preocuparse es una manera de detenerse en vez de ser productivo.

Fúsicamente hacer una lista de las cosas que hay que hacer, le libero el espacio mental y le permitió utilizar toda su energúa en la tarea que estaba enfrente de ella. La lista le permitió relajarse y no preocuparse de que algo se le olvidarúa.

Luego, nuestra amiga tenúa que estar abierta a suspender sus juicios contra ella misma de no haber terminado los proyectos antes. Esa era otra forma de perder el tiempo. Uno se puede reprimir por no haber terminado las cosas o se puede poner a trabajar. Una vez que ella estaba trabajando, trabajaba con consistencia, sin juzgar las partes del proyecto sino simplemente completando una parte y continuando con la siguiente y la siguiente. Las personas pierden mucho tiempo y energúa pensando si están trabajando en el proyecto “correcto” cuando hay tareas por completar. Ella tuvo que confiar en si misma que no estaba sólo haciendo las partes fáciles para luego detenerse a descansar. Ella trabajó con consistencia, completando las tareas grandes o pequeñas con el mismo ritmo y luego continuó con la siguiente tarea sin recriminarse por no haberlo hecho antes o felicitarse por lo que habúa logrado. Como resultado el trabajo fue completado antes de lo imaginado y al final del dúa ella se sentúa satisfecha.

No Comments

Post A Comment