La vida es una cita.

Un pasaje del libro Cómo crear la Relación Ideal: Un nuevo y transformador enfoque sobre las relaciones y el matrimonio

La vida es una cita.

Haga click aqui para mas información o para comprar este libro

Cómo crear la Relación Ideal: Un nuevo y transformador enfoque sobre las relaciones y el matrimonioSi tú estas teniendo citas románticas, o estas contemplando volver a salir a la escena de citas y encuentros, es posible que estés leyendo esta sección esperando descubrir consejos para ese proceso. Si tú has estado casado durante algunos años, puede ser que estés hojeando la información en esta sección buscando solo la información que aplica a matrimonios. Tu puedes erróneamente pensar que estas “mas allá de la etapa de las citas y encuentros” y quizás te quieras adelantar a la sección que habla sobre parejas casadas. Pero las citas en si, son la llave fundamental para cualquier relación o matrimonio. De hecho, cuando las parejas se meten en aprietos, ellos con frecuencia ya han olvidado como cortejarse el uno al otro. Ellos han olvidado como tener citas románticas. Es fácil olvidarse cuando hay cuentas por pagar y niños a quien alimentar, o cuando uno esta ocupado tratando de que la relación “vaya a algún sitio.”

Nosotros vivimos en una serie de citas románticas. Nuestras citas han durado 30 años y esperamos que sigan durante toda una vida. A veces dejamos de hacer lo que estamos haciendo y uno de los dos dice “¿Quieres salir conmigo a recoger el correo?” Entonces, nos ponemos nuestros zapatos y nos dirigimos hacia la puerta. La puerta nos saluda con un crujido, y entonces entrelazamos nuestras manos al salir al camino, con nuestros pies crujiendo la grava. Es momento de sentir el aire y oler las plantas, ver el sol inclinarse a través de los arboles. O tal vez es tiempo de deslizarnos con la nieve y ver las ramas descubiertas de los árboles retumbar con el viento. Salir a recoger el correo es una excusa para estar juntos.

Claro que no necesitamos realmente una excusa para estar juntos, ya que vivimos y trabajamos juntos, pero inventamos una de todos modos. Nosotros tenemos citas al lavar los platos, y también cuando vamos al supermercado de compras. Tenemos nuestra cita en la librería cuando vamos juntos a escoger libros en CD para escuchar durante nuestro recorrido de una hora cuando manejamos a Nueva York, donde trabajamos. Y ocasionalmente, durante los años, también hemos tenido citas en la sala de emergencias, cuando alguno de nosotros dos ha necesitado de atención médica. ¡Todo es parte de una aventura intima si tu estas presente para vivirla!