La primera cita de Susan

Un pasaje del libro Como Tener una Pareja Hecha en el Cielo: Un enfoque de Transformación para Citas, Relaciones Románticas y Matrimonio por Ariel y Shya Kane

La primera cita de Susan

Artículo de bonificación: Ariel en la encrucijada

Todavía estaba fresco a las 6:30 de la mañana mientras caminábamos descalzos con Susan en la playa de Manuel Antonio en Costa Rica, durante uno de nuestras Aventuras de Descubrimiento Personal en Costa Rica que organizamos cada invierno. Las personas vienen de todo el mundo para reunirse con nosotros y se toman el tiempo para salirse de la rutina y relajarse. Es una oportunidad para observar las dinámicas de la vida de una manera gentil, en un ambiente exuberante y sin juzgar lo que se descubre, tiempo para jugar y permitir que la vida se despliegue.

Esta mañana en particular, Susan nos platicaba a cerca de sus relaciones y mas específicamente, de la falta de una. Conocemos a Susan por bastantes años y ella es una mujer encantadora. Talvez usted la conoce, o conoce a alguien como ella… Ella es una persona con influencia, respetada en su campo, alguien que es admirada por la gente. En sus tempranos cuarentas, ella es bonita, delgada, amable, inteligente, humilde y adora absolutamente el baseball. En corto, ella es la chica de los sueños para casi cualquier hombre.

Y aun así, durante los años de conocerla, Susan no ha tenido mucha suerte en las relaciones. Tradicionalmente ella se enamora de algún chico y eventualmente, después de varios meses o ocasionalmente un año o dos, la relación termina. Gradualmente Susan ha dejado de decirles a las personas cuando a ella le gusta alguien realmente. Se había vuelto penoso para ella admitir que “las cosas no funcionaron” y que otra relación terminaba.

Le preguntamos que era lo que estaba sucediendo con sus citas. Haciendo una mueca, ella dijo “Me estoy tomando un descanso. No le veo le punto. No tengo problemas para atraer a los hombres &Ndash; solo que las relaciones no duran. Algo debe estar mal conmigo.”

Descartando la idea de que algo estaba “mal” con ella, observamos su enfoque para citas. Le animamos a tomar el enfoque de transformación y a observar como un antropólogo o científico estudiando la cultura de uno – ella misma, observando sin juzgarse, con conciencia. Cuando uno hace esto, el mejor punto de partida es empezar en donde uno esta. Exactamente en donde usted esta – en este momento.

“¿Cómo estas haciendo las cosas en este momento de ahora?”le preguntamos. “empieza a poner atención en este momento, este instante, no en algún día.”

Mientras observábamos su vida en ese momento, nos resultó obvio que en su intento por resolver su “problema,” poner las cosas en orden y tener un mejor futuro, Susan se perdís;a de tanto – de las caricias de la brisa que la despeinaba, de la arena entre sus pies, de la firme revuelta de la marea.

Mientras conversábamos, nos dimos cuenta que era raro que Susan estuviera presente en donde ella esta. Ella estaba habituada a ir hacia delante para conseguir un resultado deseado que supuestamente la haría más feliz o más satisfecha o mejor – en el futuro. Fue aparente aun en la manera que ella abordo la conversación. Para Susan era un reto, simplemente caminar con nosotros. Ella era tan experta en alcanzar todos sus objetivos pensando y creando estrategias que perdió de vista en donde se encontraba en ese momento. Ella se había perdido de las lindas conchas, de la espuma del mar de la manera en que sus músculos se movían mientras ella caminaba. Ella simplemente iba hacia delante o se perdía en pensamiento casi sin moverse.

Le preguntamos si ella alguna vez había salido con más de una persona al mismo tiempo. Ella se mostró sorprendida, como si lo que le sugeríamos era algo “dudoso” o desagradable. Así que le explicamos “¿Alguna vez te citas con un hombre para ir a comer el martes y con otro para ir al cine el viernes, etc. para que te puedas realmente dar cuenta quien es compatible contigo en vez de adentrarte rapidamente en una relación? Tímidamente dijo, “No.” Entonces fue cuando realmente nosotros nos dimos cuenta de que Susan jamás había “tenido citas.” En vez, ella se había casado automáticamente, tan pronto como ella salía con alguien, ella trataba de hacerlo “el elegido.” En algún lugar en su mente, el era de una vez por todas su pareja – la relación perfecta.

Le invitamos a que continuara relajándose y a sentir su cuerpo los siguientes días y a olvidarse del porvenir. Dejar a un lado los planes de si salir en citas o no. Simplemente estar aquí y divertirse.

Dos días después durante el curso, Susan elevó la voz con emoción platicando acerca de su primera experiencia con la tabla de boogie. Mientras ella hablaba, miramos alrededor y Ralf estaba radiante. Ralf es un actor que es homosexual y está casado. Debido a su calendario de trabajo, el y su esposo tienen que atender diferentes cursos, así que Ralf estaba ahí por si solo. El es muy bueno con la table y las olas y Susan le había pedido que le enseñara. Esto es lo que ella dijo:

“Le pedí a Ralf que me enseñara como hacerle con la tabla de boggie porque se veía muy divertido y era obvio que el es muy bueno. Durante el receso fuimos a la playa y nos metimos al agua. Aun cuando yo estaba nerviosa, el me dió confianza. Yo abrazaba la tabla y lo siguiente que supe fue que venia una ola. Mientras estaba ahí, me di cuenta que esa era la ola – la ola con la que finalmente yo aprendería a surfear el boggie. Antes de lo que yo pudiera imaginar Ralf dijo, “Brinca” y yo brinque. ¡Llegué hasta la playa! Fue maravilloso.”

Ralf se sonrió “¡Susan realmente escucha! Ella eligió el momento perfecto y ¡agarro la ola!”

Susan y Ralf estaban tan contentos. El se sentía inteligente y poderoso y ella también. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de algo. Esta era la primera cita de Susan. La primera vez que ella había salido con un hombre sin la computadora mental de posibles futuros. Ella simplemente disfrutaba del momento.

Nos dimos cuenta que si Susan podía brindar ese tipo de compromiso al estar en una cita, estando ahí simplemente para divertirse y dejar que la experiencia fuera completa en si misma – sin tener que dirigirse a ninguna parte mas allá de ese momento, su vida se transformaría. Y todo lo que se necesitaba ahora era poner atención, estar conciente. Ella habitualmente hacia planes para el futuro. Al poner atención ahora Susan podía suspender ese hábito y estar presente. Quien sabe lo que ahora puede suceder – la diversión es una manera muy potente para empezar cualquier relación seria.

Ariel y Shya dirigen grupos los lunes por la noche en Manhattan dedicados a apoyar a las personas a vivir en el momento. Para mas información incluyendo fechas y ubicación vea el horario.

No Comments

Post A Comment